Muchas familias sueñan con regalarle a sus hijos un poni pero, la gran mayoría, no sabe donde comprarlo y, mucho menos los cuidados básicos.

Por eso, hemos decidido consultar con un experto en el tema, el ingeniero Jhan Alcibiades Céspedes Rojas. Hombre apasionado por el maravilloso mundo de los miniequinos y propietario del PONY PARQUE (un criadero de ponis shetland y a su vez un parque temático), ubicado en la Mesa de los Santos – Santander – Colombia, nos ha elaborado una lista con 10 consejos básicos de gran utilidad a la hora de comprar un poni.

1. Comprar el ejemplar en un criadero reconocido: suena obvio, pero es el primer y más importante consejo. En los últimos años, en Colombia, se ha visto un incremento inusitado en la venta de ponis, sobre todo, a través de redes sociales. Muchas veces personas inescrupulosas ofrecen ejemplares con fotomontajes, animales con problemas de docilidad o en regulares condiciones sanitarias imperceptibles a través de internet.

2. En la medida de lo posible ir hasta el criadero donde se encuentra el ejemplar: es la mejor manera de asegurarnos de que lo que nos están ofreciendo sea real. Pero si se dificulta el desplazamiento, solicitar videollamadas vía whatsapp puede ser una herramienta tecnológica de gran ayuda; por lo menos, así podemos cerciorarnos de que efectivamente la persona que ofrece el poni, al menos, lo tenga en su poder y evitar un fraude, muy de moda hoy en día debido al auge del comercio electrónico.

3. Tener claro para qué quiero comprar un poni: un potro recién desteto (poni bebé) despierta mucha ternura y es el regalo ideal ya que permite terminar de criarlo y tenerlo como la mascota de la finca. Un poni adulto castrado (capón) que haya sido bien amansado, es el ejemplar perfecto para montar a nuestros hijos y nietos dada su nobleza y docilidad. Una yegua apta para la reproducción nos ofrecerá el placer de montar a los niños mientras no esté preñada ni recién parida, es decir, una poni hembra brinda la posibilidad de iniciar nuestro propio criadero pero con limitaciones a la hora de ensillarla. Un macho entero (sin castrar) sirve como semental pero nunca debería utilizarse para montar a los pequeños, dado que son animales temperamentales y pueden ocasionar un accidente. Cada uno de los ponis, de los 4 ejemplos citados, con seguridad tendrá un precio diferente en el mercado. No es lo mismo el precio de un potro de 6 meses que el precio de un reproductor homocigoto (aquel que transmite toda su base genética y sobre todo el color).

4. Verificar la edad del poni: un poni bien cuidado vive en promedio de 20 a 25 años. Entre más años tenga el poni, más dócil se vuelve pero también se cansa más rápido a la hora de cargar muchos niños en el lomo durante una misma jornada. Por eso, es tan importante conocer con precisión la edad del ejemplar y esto sólo es posible saberlo de la mano de un experto o adquieriendo el caballito en un criadero reconocido. Por ahí dicen que a caballo regalado no se le mira el colmillo, pero a mi me gusta mirarlo (risas).

5. Verificar la alzada del poni: esto si que es bien importante. En Colombia Asominiequinos, la asociación de criadores de ponis y caballos miniatura, admite como ponis aquellos ejemplares que tengan una alzada a la cruz máxima de 1 metro. La alzada a la cruz se refiere a la estatura de los ponis medida desde el piso hasta la nuca. Cuando el animal pasa del metro estamos hablando de semiponis o de caballos pequeños con un valor comercial diferente. A veces vemos que ofrecen «ponis» con fotos tomadas desde las copas de los árboles o subidos en escaleras para hacer ver pequeños los animales y el que es neófito en el tema muchas veces termina cayendo en la trampa de personas que desprestigian el gremio con éstas malas prácticas comerciales.

6. Chequear la salud del poni: preguntar por el plan de vacunación y desparasitación. Un buen criadero seguro llevará los registros del control sanitario de los animales. El Instituto Colombiano Agropecuario recomienda vacunar contra la influenza cada año y contra la encefalitis equina venezolana cada dos años. Así mismo, un riguroso plan de desparasitación es vital para la buena salud del poni: trimestralmente si el animal está suelto en potrero o hasta cada 6 meses si lo tenemos estabulado en una pesebrera.

7. Chequear los cascos del poni: los caballos en general, pero los ponis en particular, son susceptibles a enfermarse cuando no se les realiza un correcto aplome de los cascos o cuando el medio en el que habitan no recibe el aseo necesario. Una cama de la pesebrera húmeda genera enfermedades. Un casco agrietado o unas patas con olor fuerte es síntoma de que algo anda mal.

8. Contar con un buen palafrenero: el palafrenero es la persona que va a estar pendiente de los cuidados que el poni necesita más alla de la alimentación . El aseo diario de la pesebrera, mantener una cama seca, bañarlo una vez a la semana, descosquillar el potro correctamente, enseñarlo a cabestrear… son consejos muy útiles cuando adquirimos un poni recién desteto y queremos verlo crecer sano y fuerte en nuestra parcela. Para mi es más importante el cuidado y el aseo del poni que la misma alimentación y es algo que les recalco mucho a mis clientes.

9. Cuidado con las gangas: como en todos los negocios, a veces, se encuentran precios de oportunidad pero recomiendo tener mucho cuidado con las gangas del mercado. En términos de salarios mínimos, el precio de un poni recién desteto de 6 meses, en Colombia ,está altededor de los 6 salarios mínimos mensuales legales vigentes ($6 millones para el año 2020). Así que un precio muy por debajo puede ser un indicador de que algo no está bien y se recomienda corroborar exahustivamente los datos del vendedor para evitar un fraude, sobre todo, si no tenemos la posiblidad de ir hasta la finca donde se encuentra el ejemplar. Ahi si como dicen los abuelos: «ojo que de eso tan bueno no dan tanto».

10. La raza shetland como poni de silla: en Colombia existen varias razas de ponis pero ninguna como la shetland en cuanto a robustez y fortaleza física. Un poni shetland puede cargar en el lomo niños hasta los 12 años con un peso promedio de 45 a 50 kilos sin ninguna dificultad. Un poni shetland es como un caballo percheron en miniatura. Mejor dicho, el poni shetland es el auténtico poni de silla.

Para más información y consejos a la hora de comprar un poni no dude en comunicarse al 3102898760, ahí le contestará directamente Jhan Alcibiades Céspedes Rojas, propietario del CRIADERO & PONY PARQUE Mesa de los Santos. El ingeniero Céspedes es una persona que, desde el año 2.005, está dedicada a la crianza de estos chiquitines y acaba de completar más de un centenar de ponis en su criadero, convirtiéndose en una de las voces autorizadas en Colombia para hablar acerca de la crianza de estos animales.

Fuente: Caracol Radio Bucaramanga