A pesar de que las instalaciones del Pony Parque en la Mesa de los Santos se encuentran cerradas al público desde el pasado mes de marzo a raíz de la pandemia, los propietarios del primer parque temático especializado en caballos miniatura de Latinoamérica siguen apostandole al crecimiento de la industria sin chimeneas en el departamento de Santander y actualmente están felices con la llegada al criadero de Vikingo, un poni de extraordinario fenotipo único en el país.

Según palabras de Jhan Alcibiades Céspedes Rojas, gerente del Pony Parque, Vikingo es un ejemplar adquirido en el mejor criadero de la raza mini-shetland por fuera del Reino Unido, criadero ubicado a orillas del lago Michigan en Chicago, Estados Unidos. Este reproductor acaba de llegar a Colombia con el propósito de seguir mejorando la genética de nuestros ejemplares y viene a apoyar la gestión de Don Mínimo y Hércules, los otros 2 reproductores con los que contamos en la actualidad y de los cuales ya tenemos una amplia descendencia.

En cuanto a Vikingo, hay que decir que tiene unas características únicas que lo convierten sin lugar a dudas en uno de los ponis más bonitos del país: es un potro de apenas 36 meses con una alzada a la cruz de 85 centímetros de color apaloosa leopardo rojo, un color poco frecuente en estos animales. Pero más alla del color, Vikingo tiene una conformación extraordinaria y combina a la perfección la fuerza y robustez característica de la raza shetland con la esbeltez del caballo miniatura americano: cabeza y orejas pequeñas con cabos rectos y proporcionales al tamaño del ejemplar, comenta con entusiasmo el ingeniero Céspedes, un hombre apasionado por los ponis que está desde el año 2.005 fomentando la cultura equina y el amor por los caballos con mucha responsabilidad, a tal punto que ya cuenta con un centenar de ponis en el criadero entre padrones, yeguas de cria, capones, potros y potrancas.